Tunear zapatos con tres tornillos para la nieve - enrHedando Tunear zapatos con tres tornillos para la nieve - enrHedando

Tunear zapatos con tres tornillos para la nieve


Es un truco, que introducimos en la etiqueta de ideas útiles, se trata de poner tres tornillos adecuadamente para que cualquier zapato se convierta en zapatos idóneos para poder caminar por cualquier sitio donde haya nieve o hielo, creando el efecto antideslizante.

tunear zapatos, trucos tornillos, zapatos nieve

La imagen la saque de una revista noruega, y evidentemente no entendí nada de lo que decía, pero la idea me hizo vislumbrar las posibilidades, porque había visto de pequeña algo por el estilo, no tan chic pero el truco era similar.

Cuantas veces nos ha pillado la nieve en algún lugar, y no podíamos salir del sitio donde estuviéramos porque no teníamos unos zapatos adecuados, a mi al menos me ha pasado mas de diez veces, y te fastidia un montón, de hecho recuerdo que viniendo de Cádiz una Semana Santa con un calor terrible que habíamos pasado, llegamos a Despeñaperros y estaba todo nevado, pero sobre todo helado, era imposible caminar, ni moverse del coche, por las caídas y los resbalones.

Y sinceramente con este truco se puede montar en un momento al menos una forma de poder andar, solo llevando unos tornillos de rosca en la caja de herramientas del coche mejor de varios tamaños, ¿por qué no?, o simplemente tunear cualquier zapato en el momento conveniente y tenerlo ya preparado.

Sinos fijamos en la imagen (solo hay una), el zapato está preparado para ello porque tiene una cuña ideada en forma de escalón, (seguro que lo venden); pero dependiendo del zapato que nosotros queramos preparar para este fin, podemos usar un tamaño u otro de tornillo, y yo lo haría por la planta interior del zapato, retiraría la plantilla que el zapato tuviera si tiene, y atornillaría directamente los tornillos que como vemos son de rosca, siempre en la posición que vemos (conjunto de tres) y antes del talón porque hay está el centro de gravedad y la presión en nuestros pies al andar, y si el zapato no tuviera plantilla habría que añadirle una para que las cabezas de los tornillos no dañaran nuestros pies, es simple

Así que acordaros por si en algún momento necesitáis usar el truco, y probarlo, creo que irá porque cuando era pequeña los viejetes hacían un truco por el estilo pero en cuencos, y recuerdo que andaban muy bien en hilo duro, más lentos pero no se caían, ni deslizaban.